En las últimas semanas y meses he estado haciendo un profundo trabajo de sanación dejando ir la energía de carencia. Creía erróneamente que al salir del banco y haber conseguido una vibración de ingresos medianamente alta, no tendría que volver a pasar por ese proceso. Nada más lejos de la realidad. El hacerme Coach de Ascensión ha requerido que todo lo que estaba desalineado con esa decisión saliera para ser limpiado de mi consciencia.

Tu Propósito de Vida es aquello para lo que realmente está diseñada tu alma, al compartir tu regalo de amor con otros, estás destinado a poder crear y manifestar la vida que desees, eso incluye que los pensamientos, sentimientos y creencias de carencia, no merecimiento, no valoración en esos espacios deben desaparecer con tu trabajo interno diario.

Para mí han sido grandes lecciones a tener en cuenta, y todo mi proceso ha sido perfectamente guiado por Dios. He atraído personas y situaciones estos meses que me han ido reflejando esos lugares donde no me estaba valorando adecuadamente. He tenido que hacer cambios en la forma que tenía pensado mi negocio y explorar lo que estaba funcionando y lo que no. Repensar, dejar ir ideas que me estaban drenando y fugando energía e ir moviéndome en la dirección que Dios tenía marcada para mí.

Por fin, la semana pasada, en mi sesión de coaching conseguí llegar a despejar las últimas dudas que tenía y la energía de mi negocio se siente mas fuerte y apoyada que nunca en estos primeros meses desde que soy coach. Después de pasar casi dos meses pidiendo tener más energía para dar más amor, crear vídeos, publicaciones y atraer más clientes, me he dado cuenta como todo lo que he estado haciendo estos meses, han puesto las bases para poder iniciar a partir de ahora el crecimiento de mi negocio.

Cuando eliges crecer como yo había estado reclamando hacerlo, no puedes hacerlo desde un solo lugar. Necesitas equilibrio para poder sostener ese crecimiento.

Todo lo que he estado haciendo estos meses de verano es centrarme en mí misma, en ir al gimnasio e incrementar mi bienestar, mi fuerza y mi energía en mi cuerpo. También he estado sanando, amándome más, creando rutinas para sentirme más amada y apoyada, no sólo de forma externa sino también de forma interna. Tener un horario medianamente flexible me ha ayudado a no sólo empezar a crear más disciplina en mi vida, sino también a ser consciente de tener ratos de diversión y esparcimiento que me hacen feliz. En mi horario hay tiempo para mi negocio, mis rutinas esenciales, como comer y descansar, para mi desarrollo personal y profesional, ver TFAS por ejemplo, pero también para tener una rutina facial, ver anime o leer un libro.

Todo esto hace que el amor que tenía dentro de mí se haya ido expandiendo. Ahora siento que puedo dar amor sin sentirme drenada, porque tengo ratos de diversión y también de recogimiento donde me dedico a cultivar ese amor dentro de mí. No puedes dar nada de una copa vacía y esos cambios eran necesarios para sentar la fundación que yo necesitaba dentro. Ahora sé que puedo crecer y sostener el crecimiento de mi negocio y de mi vida. ¡Feliz semana!

Si tú también sientes que debes dejar ir la energía de carencia, reserva una sesión de coaching con nosotros y te ayudamos